El clan del Golfo (IV)

El clan del Golfo (IV)

Andy es un joven que sufre el hastío de vivir en Cuba, siente que se ahoga, que cada día su vida se reduce y su futuro importa menos. Está en un punto de inflexión en el que sabe que tiene que hacer algo para escapar, de lo contrario su vida nunca será diferente. La solución…

El clan del Golfo (III)

El clan del Golfo (III)

Andy es un joven que sufre el hastío de vivir en Cuba, siente que se ahoga, que cada día su vida se reduce y su futuro importa menos. Está en un punto de inflexión en el que sabe que tiene que hacer algo para escapar, de lo contrario su vida nunca será diferente. La solución…

El clan del Golfo (II)

El clan del Golfo (II)

Andy es un joven que sufre el hastío de vivir en Cuba, siente que se ahoga, que cada día su vida se reduce y su futuro importa menos. Está en un punto de inflexión en el que sabe que tiene que hacer algo para escapar, de lo contrario su vida nunca será diferente. La solución…

El clan del Golfo (I)

El clan del Golfo (I)

Andy es un joven que sufre el hastío de vivir en Cuba, siente que se ahoga, que cada día su vida se reduce y su futuro importa menos. Está en un punto de inflexión en el que sabe que tiene que hacer algo para escapar, de lo contrario su vida nunca será diferente. La solución…

Tres cuentos y el inicio de otro (señales de «El milenio del rumor»)

Tres cuentos y el inicio de otro (señales de «El milenio del rumor»)

CanibalismoEl náufrago después de la tormenta fue a recalar a las orillas del Sahara. Solo, hambriento e insolado, no le quedó otro remedio que adentrarse en el desierto. Errante, pasó dos años buscando salir de las dunas. Cuando logró ser rescatado, contó que, para sobrevivir, tuvo que comerse su sombra. El aviso del cisneClaudio, acompañado…

El caminante blanco

El caminante blanco

Todo el mundo me decía: espera la nieve. «Aquí hace tanto frío que todo se pone blanco, ya lo verás, espera la nieve». Y todas las mañanas durante un mes miré a través de mi ventana para comprobar si el frío de la noche anterior había hecho que el cielo se congelara. Pero nunca fue…

La mejor excusa para volver

La mejor excusa para volver

Llegué a Madrid de madrugada. Pero la luz del viejo mundo nos había alcanzado en el Atlántico, no muy lejos de Portugal. Descubrí Europa sumergido en una turbulencia que sacudía el avión, y por la ventanilla podía ver la escarcha, el frío tratando de meterse en nuestras vidas como recibimiento. Prefería aquel blanco anfitrión que…